04 abril 2018

Cupón descuento Fnac

El Apple Watch puede detectar la diabetes con total precisión, contribuyendo así a salvar las vidas de gente en apuros o sencillamente a alertar a las personas de algún potencial problema de salud. Esta es una función importante del reloj de los Cupertino, su capacidad para detectar los casos de diabetes con una elevadísima precisión. Es un descubrimiento que va a suponer un avance importante en lo que respecta a la salud de sus usuarios y un nuevo argumento de peso para vender más unidades de este reloj inteligente. La firma que ha desarrollado esta aplicación con el mismo nombre que registra la actividad cardiaca y alerta sobre posibles picos, el hallazgo se ha llevado a cabo mediante un estudio que se ha realizado entre 14.000 usuarios equipados con el Apple Watch y la app detectando a 462 de ellos la presencia de diabetes, este artilugio tan interesante puede conseguirse con el cupón descuento Fnac; tiene una precisión del 90% de los aciertos, con lo que podría ser de gran valor para quien no sabe que tiene esta enfermedad o multitud de afectados que desconocen cuál es su situación.

Cardiogram alertaría al usuario de los primeros síntomas de la enfermedad y lo haría analizando los datos obtenidos por el sensor del reloj con una red neuronal, la cual procesaría la información y alertaría sobre un riesgo potencial inminente.


Lo mejor del asunto es que esta conclusión es sólo una muestra, la firma está avanzando mucho y seguirá trabajando para ofrecer alertas tempranas de otras muchas enfermedades, la otra ventaja de este importante hallazgo es que sería extensible al resto de relojes inteligentes del mercado que midieran la frecuencia cardiaca.

Freemium y cómo sobrevivir cargando todos tus dispositivos sin tener que tocar un hecho, es uno de los mejores recursos para utilizar cuando estás de viaje, puede suceder que te dejes el cargador en casa, si utilizas el clásico cargador con varias fuentes USB mediante el cual, con un solo enchufe puedes cargar tu móvil o tu tableta, empleando una batería portátil, pero puede que todo eso pero dejes en casa y ya en el hotel y conteniendo la respiración abras todos los compartimentos de la mochila y de pronto la pesadilla deje de serlo. Si dejas un powerbank cargado, junto con un par de cables para casos de emergencia puede salir de un apuro. El teléfono aunque cuente con un 20% de batería y te espere una larga jornada al día siguiente, tienes que enchufar el cable a la batería portátil si todavía tenía carga, seguro que se te cargará sin problemas.

Lo mejor del asunto es que esta batería portátil tiene tanta capacidad que te servirá para mantener todos los equipos cargados durante tu viaje. Esta Powerstation XXL, tiene dos inconvenientes principales, el primero es el económico porque vale casi 90 €, motivo para pensárselo varias veces y en segundo lugar su peso físico, casi 400 g se nota y más cuando se llevan en una mochila. Eso sí, la inversión merece la pena desde el primer momento en el que esta batería te salva de una apuro como el descrito, puede utilizarse además como hub de carga, pues cuenta con un sistema de gestión inteligente que hace que primero se carguen los equipos conectados para luego alimentar la batería.


Esta bestia de Mophie es una buena solución en todos los casos, como he dicho resulta un tanto pesados y tienes que llevarlo todo el día encima, para este caso es mejor recurrir a dos baterías portátiles y te sacarán de más de un apuro. Si quieres mantener los powerbanks cargados, pero al final no sabes cómo retener cada batería con su carga, es siempre mejor mantener otro en la cartuchera. Y por si esto fuera poco, es que no necesita enchufe en ningún caso, esto sería un cargador solar, la verdad es que sí funcionan aunque con algunas puntualizaciones, la idea en principio parece algo alocada pero no lo es, ya que gracias a él se puede prescindir, si se dan las circunstancias adecuadas de la red eléctrica para cargar por lo menos un móvil.

Microsoft Surface Laptop es un portátil muy interesante, ultra fino de 13,5 pulgadas, con procesador IntelCore i5, 8 Gb de memoria RAM y un disco sólido de 256 gigas como características principales. El Microsoft Surface Laptop destaca por su delgadez y su ligereza, lo primero que se ve es el tejido que recubre la zona circundante al teclado y al touchpad. No se sabe si es cuero o terciopelo, no es ninguno de ellos, es un tejido textil fabricado en Italia cuyo nombre es Alcántara y está formado por una tela hecha con fibras de poliéster que se han unido mediante resina de poliuretano, dándole un aspecto similar a la piel de melocotón. Es un tejido lavable y resistente a las manchas, resulta imposible su reemplazo por nuestros propios medios, tampoco vale la pena a corto y medio plazo. El resto del portátil está construido en aluminio, esto unido a su delgadez hace que sea un dispositivo que pese muy poco. El aluminio le aporta también una gran resistencia frente a arañazos y otros desperfectos.

Respecto a los conectores tiene un USB 3.0, un mini Displayport, un Jack 3.5mm y un conector SurfaceConnect. Bastantes pocos conectores y ausencia clamorosa de un conector USB Type-C, aunque ello también permite mantener a este portátil tan delgado. El teclado es retro iluminado en blanco y con teclas planas. El touchpad tiene tamaño suficiente para una utilización cómoda, es compatible con gestos y resulta muy agradable al tacto. Este portátil queda con Windows 10, tiene una instalación muy limpia, sin ningún tipo de bloatware añadido, algo que por el contrario resulta lógico si tenemos en cuenta que el sistema operativo viene de la misma mano de Microsoft. Tiene un funcionamiento muy influido y no se nota ningún tipo de ralentización, abriendo y cerrando aplicaciones rápidamente, a pesar de que no es un equipo ideal para gaming, pues no tiene la potencia necesaria para mover juegos que requieran esas características.


Tal vez su rendimiento gráfico nos era el más idóneo para juegos que hacen gala de gráficos complejos y avanzados. Por el contrario nos encontramos que el rendimiento de su disco sólido es muy bueno, siendo uno de los motivos de su agilidad en el funcionamiento, así como de su rapidez en el inicio y el apagado. La calidad del audio es francamente buena, superior a otros equipos del mismo rango de precios. El volumen es bueno debido a que los hasta 12 se encuentran bajo el tejido del teclado. Su autonomía que es de unas ocho horas, teniendo una carga de tres horas de duración, es un equilibrio realmente bueno tratándose de un equipo ultra fino.

En conclusión el Microsoft Surface Laptop es ideal para quien busque un portátil ultra fino con diseño Premium y un buen rendimiento, con una buena autonomía, siendo su única desventaja la escasez de puertos. Un portátil con la calidad a la que acostumbra Microsoft, resulta difícil no fomentarlo a todo aquel que busque un producto de características similares.

Para darte más facilidades Fnac te propone varios tipos de pago para que puedas escoger aquel que más te convenga podrás hacerlo con tarjeta de crédito ya sea Visa, Mastercard, American Express y la tarjeta Visa Fnac, podrás hacerlo también contra reembolso, mediante transferencia bancaria, con los cheques regalo, con los cupones de descuento Fnac y por supuesto puedes financiar tus compras si dispones de la tarjeta Visa Fnac.

Todo son ventajas en Fnac. También podréis encontrar aquí los cupón descuento Fnac, que te permitirán un ahorro en tus compras.

Podrás hacer un seguimiento de tu pedido y se te enviará un correo electrónico para informarte cuando se ha enviado tu pedido.

Entra ya en su web y aprovéchate de todas las ofertas como por ejemplo hasta un 50% de descuento en tecnología, gastos de envíos gratis en muchos de tus artículos, productos solo disponibles en Fnac, 30% de descuento en algunos juguetes y mucho más, entra y descúbrelo por ti mismo.

Fnac es la primera distribuidora en Europa de productos técnicos y culturales, líder en la distribución especializada y en la que podrás encontrar todo aquello que necesites o estés buscando, desde libros, eBooks, videojuegos, informática y muchas cosas más pero por supuesto podréis encontrar en su web un apartado dedicado a los más pequeños.

28 marzo 2018

Créditos online urgentes

Los prestamistas ofrecen diferentes formas de ingresar dinero prestado prestatario, de este transferencias bancarias hasta pagos en efectivo, lo mismo ocurre en cuanto a la devolución de un crédito rápido. Existen diferentes métodos para poder devolver tu préstamo a tiempo, no obstante las formas de pago varían en función del tipo de crédito que se ha contratado. La manera de devolver el dinero prestado depende del importe que se ha solicitado, del plazo estipulado y del tipo de entidad financiera. Los métodos de reembolso más populares son, uno realizar la transferencia bancaria por medio de Internet, devolviendo el capital prestado tras una transferencia bancaria a la cuenta del prestamista, es ese el método habitual para la devolución de créditos online urgentes, se trata de una forma sencilla y rápida, ya que se puede realizar en línea, aunque no siempre es instantánea.

Hay que tener especial cuidado con el número de cuenta para devoluciones, como muchas veces el pago se realiza a una cuenta bancaria diferente a la que recibiste el préstamo. Muchos prestamistas afectan también las devoluciones realizadas a través de tarjeta. Puedes pagar tu préstamo con una tarjeta bancaria de cualquier banco sin coste extra por su parte. Lo único que queda por informar a su entidad prestamista que vas a pagar su deuda con la tarjeta, ya que al introducir los datos de la misma y en importe, la entidad pueda identificar así el pago.

Si bien es cierto que el pago en efectivo es el método más común, viene siendo últimamente es menos utilizado, ya que se necesita tiempo para ir a la oficina de la sucursal bancaria y realizar la devolución. Eso sí, se trata de una opción instantánea, se utiliza a menudo para cancelar pagos atrasados o cuotas impagadas evitando así la penalización diaria. Realizando el ingreso en efectivo, es preciso identificarse para que la entidad prestamista sepa de quien procede el pago exactamente. Respecto a los préstamos personales y las hipotecas y créditos de mayor cuantía, el método habitual es la domiciliación bancaria. Este método consiste en cobrar automáticamente de tú cuenta en la fecha indicada la cantidad acordada, sin que tú tengas que realizar ninguna operación. Se utiliza en los créditos que si devuelven en cuotas periódicas durante un plazo pactado.


Trustly es la forma más segura y rápida de realizar el pago de tu préstamo. Si trabajan con tu banco y el prestamista así lo acepta, será accesible desde tu área personal para realizar el pago en sólo unos minutos, sin tener que rellenar los datos de beneficiario, importe, cuenta y demás. Seleccionas tu banco e inicia sesión con tus códigos de acceso, escoges la cuenta desde la cual quieres pagar y después sólo queda verificar el pago. En todos estos casos es muy importante que en el momento de realizar la devolución se indique el concepto del ingreso o podrá salir imposible localizar el origen de la transferencia y cerrar la operación.

No olvides que dejar de pagar un crédito contratado siempre tiene consecuencias negativas, y podría significar un incremento en su coste y en casos extremos hasta la pérdida de tus bienes. Si no devuelves en crédito en la fecha de vencimiento acordada, sin realizar los pagos correspondientes a la prolongación del crédito antes de la fecha de vencimiento, se te aplicarán intereses de demora y registrarán tus datos en el fichero de ASNEF.

Trustly es un método de pago que permite hacer pagos a través de Internet directos de tu banco, sin tener que salir de tu casa. Trustly fue creado en Suecia en el año 2008, convirtiéndose en el sistema de pago favorito para los consumidores de 30 países europeos. En el año 2012 llegó a España para convertirse en una alternativa de cobro online y pago, con la posibilidad de hacer transacciones bancarias directas online con prácticamente el 100%  del sector bancario.

Y es que huiría no sólo las tiendas online, sino también otras entidades prestamistas, sobre todo las que ofrecen créditos rápidos proporciona la posibilidad de devolver el dinero mediante este sistema. No es necesario registrarse ni instalar ningún software para utilizar este servicio, lo único que se necesita es tener una cuenta bancaria desde la que se pueda realizar las transacciones, este sistema ofrece además sus servicios de manera gratuita. El proceso y recepción de pago se simplifica incrementando así la seguridad. Nunca tendrás que compartir información confidencial de tarjetas de crédito o realizar ingresos de dinero en otras cuentas.

Lo único que te hará falta es autorizar la transacción, ingresando a tu banco con tu contraseña y siguiendo los pasos de tu banca online sin abandonar nunca el proceso de compra. El proceso de pago se realiza igualmente con el mismo nivel de seguridad de tu propio banco, utilizando en cada transacción los códigos de uso únicos que han sido generados por el mismo. Lo primero es iniciar el pago con tus credenciales bancarias colaron habituales, lo segundo es seleccionar la cuenta de estela que deseas pagar y por último confirmar el pavo con tus credenciales bancarias online que te haya dado tu banco, esos son los tres pasos sencillos para pagar con Trustly; así de simple su funcionamiento, seleccionas tu banco e inicia sesión con tus códigos de acceso a través de una conexión segura y cifrada, escoges la cuenta de estela que deseas pagar, confirmar y verificar pago.


Trustly ofrece la máxima seguridad en el pago, sólo necesitas disponer del código de un solo uso generado por tu banco, la información nunca se descifra y no se almacena ni se comparte nunca con terceros. No es necesario registrarse por rellenar formularios interminables, sólo tienes que seguir los tres pasos habituales de tu banca online. Es mucho más rápido que a través de transferencia bancaria, aunque depende del banco en el que se encuentre tu cuenta, las operaciones se pueden efectuar al instante o demorarse un día. También se pueden retirar o pagar importes altos de dinero, puedes utilizar el dinero que tienes disponible en tu cuenta, no existe restricción del límite de crédito, al contrario de lo que sucede con las tarjetas, sino la cantidad mínima para retirar a través de este medio es de 20€.

Trustly tiene como finalidad reducir las barreras propias del comercio electrónico, ofreciendo un método de pago bajo la máxima seguridad para ambas partes que están involucrados, o sea para comercios y bancos y para usuarios. Con la máxima facilidad de uso, es una alternativa de pago muy interesante, ya sea en las compras, como en los créditos en línea o devoluciones.

22 marzo 2018

Domingo Valderrama, el torero enano

Por estas tierras es legendaria -así lo dicen ciudadanos de a pie y corroboran miembros del Gobierno que padecemos- la bravura bronca de un ministro recaudador apodado «el enano de Tafalla». Desde ayer este bronco e ilustre político ha pasado a segundo plano. En cuestión de hombres bajitos, aquí en Pamplona ya sólo tiene predicamento Domingo Valderrama. La bravura de este pequeño torero sevillano ha eclipsado el genio marrajo del «enano de Tafalla». Ojalá encontráramos, en política, alguien capaz de eclipsar al navarro de Tafalla con la misma contundencia que lo hizo ayer, dicho sea con todos los respetos y sin ánimo de ofender, el «enano de Sevilla».


Aquí ya sólo hay un enano con estatura de gigante: Domingo Valderrama; con dos pelotas. Respeto y mitología ganada a pulso, qué conste. Impresionante el trapío, la romana y la acometividad en varas del primer miura. E imponente la cabeza. ¿Quién dijo que no pueden embestir toros con más de 600 kilos? Los del Marqués de Domecq de anteayer y los miuras de ayer niegan tal aserto. Otro día hablaremos de ello. Hay efectos psicológicos con esto del trapío, el volumen y los cuernos. Y si no que se lo pregunten a José Antonio Campuzano y su cuadrilla. Los subalternos, siguiendo el mal ejemplo de su matador, anduvieron medrosos y fugitivos. Nadie se paró a pensar que, por encima de la imponente apariencia, allí había un toro de bandera. ¿Complicado? Puede. Las complicaciones justas del toro de casta. Más problemas, y menos cornamenta, tenía el cuarto. Y causó la misma sensación de desasosiego a Campuzano y su cuadrilla que el agalgado y cornalón primero. No se arredró Valderrama, si bien es verdad que el segundo miura no era el miura de antes. 

Y aunque tenía ideas, tenía cuerna más exigua. Podría decirse que era un toro de cabeza pobre por fuera pero bien amueblada por dentro. Y Valderrama lanceaba a la verónica como si se tratase de un juampedro. Valderrama tenía una idea muy precisa de cómo someter al corpulento bicho. Y lo hizo a base de echarle la muleta «alante» y ligar con decisión los redondos. Cuando intentó el natural, el toro ya no tenía un pase. Le atizó un bajonazo miserable y de efectos fulminantes. Nadie reparó en ello y, si reparó, se lo cayó. Le dieron la oreja y no seré yo quien la proteste. Nada más salir el quinto de chiqueros, el arrojado Valderrama se fue por él. Verlo dar lances a aquel cargamento de cuernos que coronaban un cuerpo de 600 kilos producía una penosa sensación de heroicidad indefensa. Manso, coceante e imposible el miura. Y Valderrama, lidiador. Largó otro bajonazo asesino, pero qué va a hacer Domingo Valderrama con esos centímetros de estatura que la naturaleza le ha dado. No es que Valderrama apunte a los bajos. Es que no llega a los altos. Con todo, hizo la suerte a ley y temerariamente.

Se acostaba por el pitón derecho el tercer toro y, de tanto acostarse, acabó dormido bajo el caballo. Y luego, amuermado y triste, se dedicó a estudiar taimadamente a Higares y a tirarle cornadas que, afortunadamente, no llegaban a destino. Salvado más que decorosamente el trance del capote con lances a la verónica, acabó también con decoro la lidia del incierto bicho. Pánico otra vez en las banderillas del sexto. Y cambio de tercio, más por impotencia de los subalternos que por necesidades de la lidia. Mal lote le tocó a Higares. Y resolvió la papeleta sin complicarse la vida en exceso, con sabiduría y profesionalidad. Mención especial, y emocionada, al quite que El Tiri, de la cuadrilla de Higares, hizo a Michel Lagravere cuando salía perseguido de un emocionante par de banderillas. Un quite oportuno y preciso.

14 marzo 2018

Juan Marsé y la puta distinguida

Está en pie, con media mano izquierda en el bolsillo de su pantalón vaquero y una impaciencia de pájaro en la derecha, como de no saber dónde posarse. Aunque el pelo blanco se empeña en ofrecerle ya un aire de seriedad pacífica, en los ojos sigue manteniendo el mismo centelleo de juventud que a los veinte años y es muy normal que le aparezca la picardía tenue, astuta, de una sonrisa en los labios. Hay algunas sonrisas que brotan como travesuras en medio de las conversaciones, sobre todo cuando su dueño es de pocas palabras y utiliza el silencio para dar en el clavo. El silencio de Juan Marsé suele ir hacia su blanco con la seguridad de una flecha bien lanzada, cruza el aire y busca la fruta sin poner en peligro la cabeza de sus amigos. 


Le gusta escuchar, está escuchando, siempre está escuchando. Su silencio esconde también un cuaderno de notas y una ausencia natural de pedantería, sin falsas modestias, que le permite estar abierto a todas horas, en cualquier sitio, ante cualquier tipo de gente. El cuenta que aprendió a escuchar en el sótano que Jaime Gil de Biedma tenía en el número 518 de la calle Muntaner, allá por 1960, antes de marcharse a París, cuando Seix Barral preparaba la edición de su primera novela. Se recuerda en muchas madrugadas de aquel sótano, envuelto en las conversaciones espectaculares de Gabriel Ferrater, de Carlos Barral, de Jaime Gil de Biedma, escuchando, siempre escuchando, mientras todos empuñaban el vaso de ginebra a la altura del corazón y se inventaban sobre la marcha la poca sabiduría que les faltaba por poseer. Pero basta con verlo caminar y saludar a alguien, un amigo de verdad o un recién llegado, para que nos demos cuenta de que Juan Marsé aprendió a escuchar antes, de un modo más real y nutritivo, tal vez en la mesa del taller de relojería donde trabajó, tal vez en las calles de su barrio. Juan Marsé se pone a escuchar de la misma manera que lo hacen las ciudades, con un oído baqueteado y múltiple, a ras de tierra, oído de muchacho pudoroso y de gamberro, de pistolero y de comisario de policía, de vencedor y de superviviente. 

Y, como las ciudades, ve venir a una multitud de posibles protagonistas que bajan todas las mañanas de sus casas, gente dispuesta a guardar sus secretos y a convivir con la historia de sus propios sentimientos, gente arrastrada por el torbellino de los sueños y la necesidad. El novelista pone entonces el dedo en el gatillo, hace funcionar su arma con la tranquilidad minuciosa de un artesano y deja que los disparos retumben por las galerías de la memoria. «Los sueños juveniles se corrompen en boca de los adultos», escribe en su última novela; El embrujo de Shanghai. 

Existen mil razones humanas y literarias para admirar a Juan Marsé, pero yo me quedo en esta ocasión con dos: aunque conoce el vacío de los sueños, sabe mostrarse considerado con los soñadores; aunque conoce los límites del realismo, en ningún momento quiere negar la realidad. Marsé tiene conciencia de que la vida se mueve con sus propias leyes, de que en cualquier momento el destino suele descubrir la soledad de Ios abandonados; cuando los sueños forman parte de una época en la que fuimos capaces de imaginamos el consuelo lejano de la felicidad, el desencanto no puede ser cruel, no tiene efectos retroactivos.

Marsé sigue mostrándose considerado con los soñadores, sobre todo cuando sus protagonistas están en edad de merecerse un primer deslumbramiento. Los niños aprenden a imaginar sin alejarse, pegados a la historia dé sus familias y de su ciudad, aventurándose en el juego de una mitología cercana. Un reaparecido, alguien que vuelve después de algunos años de silencio, basta para poner en marcha el mecanismo de la fascinación. 

No importa que más tarde los héroes se degraden, que se muestren vulnerables a la luz del día; por un momento sirvieron para animar ese rescoldo de sentimientos y esperanzas que cualquier ser humano necesita en la humilde rutina de su supervivencia. La sonrisa de Juan Marsé, que aparece como una travesura en medio de las conversaciones, tiene un doble significado: conoce el castillo de naipes, la fragilidad de lo que le están contando, pero comprende el deseo legítimo de contar y de soñar. De ahí que se ponga a escribir como quien regresa a una ciudad después de mucho tiempo, con ganas de reconocerse, con voluntad de recuperar ese momento en el que los sueños tuvieron sentido, más allá de los hechos posteriores, más allá de la boca de los adultos. 

A propósito de El embrujo de Shanghai, Juan Marsé ha declarado que es un realista sin posible remedio, un realista metido en sueños. Dejando a un lado la calidad incuestionable de sus obras, la novela española contemporánea tiene mucho que agradecerle por la coherencia de su evolución y la silenciosa dificultad de sus elecciones. En un momento donde las recetas del realismo social no podían esconder ya las cicatrices de un esquematismo poco creativo, era fácil abandonarse en los experimentos estéticos, en la retórica culturalista, en la novela de moda y actualidad literaria. Marsé cogió el toro por los cuernos y buscó las soluciones dentro del propio realismo, preocupado sólo por el impulso de contar y seducir. Nunca procuró inventar palabras, retorcer el lenguaje, pelearse con los signos de puntuación, confundir la calidad con la pedantería o el aburrimiento. Supo, a fuerza de escuchar, que la apuesta de la literatura está precisamente en la oportunidad de convencer a quien escucha, a quien lee, a quien necesita creerse que Shanghai es más que una palabra, más que una ciudad, porque ha llegado un extranjero para cumplir una misión y el futuro depende del acierto de sus decisiones. 

Juan Marsé es dueño de una ciudad y de una literatura, encuentra en el tejido social de su memoria, en las tabernas y las pensiones, por detrás de las ventanas.y por debajo de la sábanas, lo que difícilmente suele encontrarse en los discursos oficiales de los políticos: la manera de ser de unas gentes, las razones de un pueblo, la verdad sumergida de unas costumbres y unas esperanzas, abandonadas casi siempre a su propio proceso de destrucción, como una flor cortada en un vaso de agua. Juan Marsé, con su chaqueta de pana y la mitad de su mano izquierda metida en el bolsillo del pantalón vaquero, pertenece a esa estirpe de novelistas que son capaces de devolvernos un olvidado amor por la vida. Respeto cívico para la gente que sueña, para la gente que ha dejado de soñar.

08 marzo 2018

Las chicas del Dusgstore

Burning compareció ante el público con un «leve» retraso sobre lo programado. Sólo una hora. De forma que la impaciencia o el cansancio anticipado de los espectadores ante la presentación del último álbum No mires atrás llegó a suplir el calor de los inexistentes teloneros. Burning volvió a demostrar a los suyos, adolescentes nerviosos pero sobre todo maduros de aire desganado, que siguen en pie y en no mala forma. Procedieron sin prisa, como queriendo recrear atmósfera, y convencieron no sólo por sobrevivir más de tres lustros en la tortuosa pista del rock. 

Bastaron un par de temas (El chico de La Elipa y la versión remozada de Las chicas del drusgstore, donde se ha sacrificado el énfasis vocal de hace 16 años a un ritmo más pegadizo y rápido), para que los Burning se quedaran con la sala, casi llena, y para que las bromas encontrasen cierto eco más allá de las primeras filas. 


El lucimiento de las guitarras, el abuso fácil pero oportuno y eficaz de armónica y saxo (notorio en el álbum), así como el sugestivo respaldo de teclados y batería, camuflaron el desaliño de la voz, que conseguía pulsar notas emotivas al disfrazarse de balada. Todo ello resucitó la peculiar mitología de los Burning. Es decir: invocaciones a los gigantes Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison. Pero también, y no menos importante, a los signos de identidad de lo barriobajero. Rock and roll, follones en los bares de noche, novias perdidas, amores de paso, chicos sin trabajo, gafas oscuras, mucho trullo, chupas de cuero, botellas vacías o rotas, rubias de bote, medias de seda, camas vacías y manchadas. Todo un mundo que sonríe a golpe de femenina cadera de cuero. Con Weekend, De vicio y Todo por nada, y especialmente esta última, los Burning indicaron que el giro de sus últimas composiciones no resulta traumático, se mire atrás o no se mire. 

Al incorporar a la actuación temas clásicos del espíritu de Qué hace una chica como tú en un sitio como éste o sobre todo Como un huracán, coreado por un público joven seducido por las bellas letras y el rock sencillo y directo de la banda, el local llegó a caldearse un punto. Ni la nostalgia empañó el rescate de algunos temas legendarios que ya no pueden sonar igual ni la melancolía pasó a mayores. Resultaba claro que esta actuación era descendiente de conciertos como el celebrado y grabado en Jácara y de las colaboraciones más cañeras con Rosendo. Rock sin complicaciones, aunque ya no deje lugar a las sorpresas de antaño, felices y atinadas explosiones de frescura. ¿Había tanto que recordar? Es dudoso. Obraron con humor. Pero las canciones más nuevas dificultaron la complicidad del público, ansioso. Tampoco el acusado lirismo de los Burning descendió a la blandura. Fragmentos muy entrañables (Te quiero tanto, No mires atrás y Una noche sin ti) aliviaron la sorpresa que provocaba la aparente contención de los temas que olían más a nuevo. Fue como estar en paz con la familia. Una especie de tregua en la prolongada y dura marcha.

01 marzo 2018

Umbral un genio del columnismo

Fue un gran articulista, tanto político como literario, en los años 50 y 60, que fueron su gran momento. Esto no quiere decir que ahora esté mal. Umbral es un escritor muy brillante y con una constancia de agresión que le hace ser un satírico continuo. Se fabrica la historia que le gusta y la cuenta con espíritu de mortificación.

Es un humorista muy fino; un glosador de lo mínimo, que prefiere no meterse en asuntos políticos. Umbral es el número uno. Reúne todos los perfiles del columnista. Tiene un lenguaje propio y por tanto un punto de vista propio, en el que integra la tradición literaria española y una enorme creatividad personal que conecta con lo contemporáneo.

Ha creado un género de humor y gracia consolidado. Consigue sostener el tono de humor a lo largo de toda una novela. Para mí, Umbral siempre ha sido el modelo de columnista, porque es un literato que refleja la realidad sin dejar de ser, por encima de todo, un hombre de letras.

Es un cronista muy valiente, que se enfrenta con todo. Tiene un punto de vista personal que yo no comparto, pero sabe decir verdades con crudeza. Umbral es un prodigio. Creador del lenguaje, renovador de estilo y talento milagroso. Si es cierto que estamos en la Edad de Oro del columnismo español, es porque existen columnistas como él.


Es la primera columnista que glosa los problemas íntimos de la mujer, con una ternura y gracia que me gustan mucho. Umbral es un genio del columnismo. Es capaz de elevar a categoría de artículo cualquier cosa, por pequeña que sea.

Un columnista veterano más viejo que yo. Tiene un enorme ingenio y una visión izquierdista nostálgica que me parece muy sugestiva. Umbral es fenomenal. Un gran columnista con un sentido original del lenguaje, gran capacidad de imagen y muy sugestivo. Tiene una buena economía de lenguaje, pese a lo florido de la adjetivación. Y cuenta con una gran cualidad. se atiene a una sola idea a lo largo de toda la columna.

Es el rey de lo noche madrileña. Lo conoce todo sobre la juventud, el sexo, las fiestas, las chicas maravillosas. Es nuestro corresponsal en la noche. Umbral es el mejor columnista de este país, el que mejor domina el lenguaje, con ideas libres. No se casa con nadie. A pesar de las ampollas que levanta, cualquiera con un mínimo de sesibilidad es capaz de reconocer su talento.

Un hombre muy apreciado y valorado, que ejerce un periodismo literario. Creador de una mitología mediterránea y catalana. Un columnista importante porque es el único del curso que no es de la meseta. Francisco Umbral como columnista me parece bien.

21 febrero 2018

El siciliano y su esposa Rita

Hace escasamente un año casi nadie le conocía en Italia. Hace dos meses era un perfecto desconocido fuera de la península. Ahora es el jugador más popular y querido de una "squadra azzurra" que ya se encuentra en la antesala de una final en la que podría conseguir su cuarto título mundial. A los 25 años, Salvatore Schillaci era un modesto jugador de la segunda división italiana que solo salía de su Sicilia natal para jugar los partidos que su club, el Messina, jugaba lejos de su estadio. Parecía uno de esos futbolistas destinados a no conocer nunca la gloria y a deambular por las categorías inferiores hasta el fin de su carrera deportiva. Nunca hasta esta temporada había intervenido en las diversas selecciones italianas. Casi nadie se había fijado en él. Y para colmo, antes de empezar el Mundial, en su debut internacional, fue calificado como traidor por la peculiar y sensacionalista prensa transalpina que no le veía con la capacidad suficiente para ocupar un puesto en la selección anfitriona y favorita del Mundial. El destino cambió para Salvatore o Totó como ya se le conoce en todo el país, cuando Dino Zoff, entrenador de la Juventus hasta esta temporada, se fijó en sus dotes goleadoras. 

La "vecchia signora" del fútbol italiano llevaba cuatro años sin ganar un solo título y necesitaba savia nueva para reverdecer laureles. La jugada era arriesgada. El equipo que había contado con jugadores de la talla de Rossi, Platini o Boniek en los últimos tiempos, fiaba su artillería a un modesto siciliano de Palermo con cara de guardaespaldas de Marlon Brando en "El padrino." Schillaci no defraudó. Fue el italiano que desenfundó más rápido en la Liga, al marcar quince goles, una cifra respetable para un Campeonato tan complicado. Fue titular indiscutible durante todo el año y colaboró activamente para que su equipo pudiera desempolvar sus vitrinas en las que colocó la Copa de la UEFA y la Copa de Italia.


Atrás quedaban siete años de sufrimiento en la serie B. El futuro se aclaró un poco más cuando el seleccionador Azeglio Vicini, le convocó para los amistosos previos al Mundial. En principio estaba destinado a ser un suplente más. 

En Italia, Vialli era una especie de Butragueño antes del torneo. Un intocable cuyo único problema radicaba en conocer quien formaría pareja con él en la vanguardia "azzurra". Sin embargo, Vicini no es como otros técnicos que se dejan impresionar por el nombre de sus estrellas. El ciclón Totó ha sido capaz incluso de empujar al banquillo a Vialli y ahora mismo, el siciliano es insustituible. La fuerza de los cuatro goles marcados en el Mundial, todos ellos decisivos, le avala. Vialli, el rey de Italia, siempre tan elegante, ha tenido que ceder el cetro. Ahora el rey es el menos agraciado en medio de una selección a la que adoran las italianas por su belleza y distinción. Pero ante la puerta contraria, Totó ha demostrado que es el mejor. El gran problema actual es buscar la pareja adecuada para Schillaci. 

Y de momento Vicini ha confiado en Baggio, formando así un dúo de jugadores que volverán a actuar juntos el próximo año con la camiseta de la Juventus. El emigrante siciliano nacido en Cep, uno de los barrios más miserables de Palermo ya es un hombre adinerado que gana 50 millones anuales y que gracias a su impresionante actuación mundialista podrá sentarse en el despacho del dueño de la FIAT y de la Juventus, el todopoderoso Gianni Agnelli para pedirle un sustancial aumento de sueldo. Hoy en día nadie puede negarle un favor a Totó. El niño pobre salido de la miseria se ha convertido en un símbolo para toda la isla de Sicilia. En Palermo se vendían banderas de Italia con su efigie a 1500 pesetas, en las horas previas al partido de cuartos de final ante Irlanda. Minutos después de acabar el choque en el que Schillaci, cómo no, marcó el gol del triunfo, esas mismas banderas habían triplicado su valor.

Miles de personas se manifiestan después de los partidos en la casa de sus padres, la misma en la que creció el joven Salvatore, para corear su nombre, aunque hasta ahora sus orgullosos progenitores han tenido la precaución de ver todos los encuentros en casa de unos amigos. Fue precisamente su padre, empleado municipal del ayuntamiento de Palermo el gran responsable de que Schillaci centrara su vida en el fútbol al convencerle de que su futuro estaba en este deporte. Sólo cursó estudios primarios y a los catorce años comenzó a jugar en equipos modestos de la isla. Han tenido que pasar once años para que recoja los frutos de su esfuerzo. En cualquier caso, la "Totomanía" no es patrimonio exclusivo de Palermo. Toda Italia ha adoptado cómo hijo predilecto a este jugador honrado que no da la imagen de divo y que se asusta cada vez que le preguntan por el hecho de haber quitado el puesto a Gianluca Vialli: «Eso es cosa del señor Vicini. Para mí Vialli es un gran compañero y mejor futbolista». 

Ejemplar. Cuando todos sus compañeros de la selección aparecen rodeados de bellezas y Madonna se declara admiradora de Zenga o de Baggio, el fiel Salvatore, siciliano al fin y al cabo, no duda en tener siempre presente a su esposa Rita, que vivió con él los años duros del Messina y que durante el Mundial ha dado a luz a su tercer retoño.«No me interesan ni Madonna ni ninguna otra. Yo sólo quiero a mi Rita». Cuando acabe el Mundial, Schillaci ya habrá entrado en la leyenda. De momento, con sus cuatro tantos ya es uno de los grandes goleadores italianos en el torneo, a la altura de los míticos Schiavio y Colaussi. Está a un gol de igualar a Piola y Altobelli. Sólo Rossi, con nueve goles en los Mundiales parece inalcanzable por ahora. Pero Schillaci, el héroe nacional de Italia sólo tendrá 30 años en el Mundial de Estados Unidos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...