10 diciembre 2017

Mini créditos con ASNEF

Ya se prevé que las online para esta Navidad 2017 aumentarán considerablemente. En Estados Unidos lograrán sin duda un récord histórico, según un estudio realizado hace poco, casi un 50% de los compradores realizarán sus compras en el mercado digital. Esto viene motivado mayormente por iniciativas como el Black Friday, que permite a los consumidores realizar compras a precios más económicos que en cualquier otro momento del año. También hay otros motivos que incentivan las compras online para esta Navidad 2017, como son. La comodidad es la primordial, pues aquí tienes las tiendas abiertas las 24 horas del día, durante todos los días del año, incluidos los domingos y los festivos, por lo que puedes aprovechar el momento que mejor te vengan y no tienes que hacer cola. Hay tiendas que lanzan ofertas exclusivas para los usuarios que compren online, esta es también una ventaja muy llamativa.

Con la posibilidad de escoger según categorías, así puedes ir directamente al grano. Puedes comparar precios de diferentes comercios, esto también te supondrá un ahorro. Además a todas estas ventajas están asociadas el comercio electrónico, que es el hecho de comprar por adelantado. De esta manera puedes calcular el gasto con tiempo, evitando así el estrés de las compras de última hora, podrás ir comprando con tranquilidad y lo mejor, no tendrás que correr el riesgo de que se agoten las existencias. A la hora de realizar las compras online, ya sea para estas Navidades 2017 o para otro periodo del año, deberás tener en claro cómo hacerlo con total seguridad, para ello presta atención a lo siguiente.

Lo mejor es comprar en sitios de confianza, olvídate de comercios nuevos donde nunca hayas comprado y de los que no existan referencias. Evita conexiones públicas, si vas a hacer tus compras online, es mejor que utilices una conexión segura como puede ser la privada de tu casa o de la oficina. Protege la tablets, el móvil e incluso el ordenador si pretendes realizar su compra desde este dispositivo. Comprueba también la política de privacidad y las condiciones que tiene cada comercio de devolución donde estás realizando la compra. Verifica que tiene el certificado de seguridad, el candado.

Si no tienes dinero para asumir los gastos de estas compras navideñas, siempre podrá solicitar algunos de los mini créditos con ASNEF, seguro que te resultarán de gran ayuda. Para solicitarlos deberás de tener cumplidos los 21 años, unos ingresos regulares demostrables y un teléfono móvil. Podrás solicitar un préstamo rápido siempre que lo necesites.


Comprar en el Black Friday supone un beneficio tanto para los consumidores como para las empresas. Y es que el Black Friday se ha convertido ya en una tradición. Desde que las empresas empezaron a ver las enormes posibilidades que tenían sus comercios de aumentar sus ventas con esta genial iniciativa, cada vez son más las que se animan a probar y participan. El Black Friday, que también es conocido como el viernes negro, es uno de los días más relevantes del año en el comercio a nivel mundial. Surgió en los Estados Unidos hace varios años como iniciativa para potenciar las ventas de los comercios. Para conseguirlo se apoyaban en importantes ofertas y grandes descuentos.

Hoy día a comprar en el Black Friday se ha convertido en una rutina típica del de semana que va después del día de acción de gracias, que en su día oficial. Así aunque cada año varía la fecha exacta, la verdad es que todos calculan con antelación el día exacto en el que se celebrará para hacerse un hueco en su agenda. Y es que el viernes negro es un beneficio tanto para empresas como para consumidores. Las empresas porque aumentan sus ventas durante este día, hay muchas que lo prolonga incluso varios días. Pero es que además venden durante más tiempo porque no hay que olvidar que el Black Friday es sólo el comienzo de la campaña navideña. Pueden participar todos los comercios grandes e incluso importantes multinacionales. Carré o El Corte Inglés, también Fnac son sólo algunos establecimientos que se han sumado a esta iniciativa americana.

En el caso de los consumidores, son muchas las ventajas a las que pueden acogerse. Como consumidor si te animas a comprar artículos este día tendrá la ventaja de adquirirlos tanto en el mercado físico como online. Así que si tienes un hueco en el día en el que previsiblemente las tiendas estarán cerradas es preocupante, ya que tienes la opción de la compra online. Por tanto tienes dos ventajas importantes; por un lado la comodidad y el no hacer colas y por otro el horario ilimitado. Siempre puedes comparar precios, conseguir más descuentos aún con las apps. Te olvidas de cargar con la compra porque el envío se te hace a tu casa. Definitivamente puede ser un día especialmente interesante para todos, ya seas empresario o consumidor Este es tu día.

Los autónomos están de enhorabuena con los nuevos cambios que el gobierno ha establecido para el próximo 2018. Durante el próximo año habrá más ayudas económicas para los autónomos. Así que si estás pensando en empezar a trabajar por cuenta propia, aquí te contaremos que ayudas puedes recibir. Uno de los grandes sacrificios de los autónomos tiene que ver con los pagos que hay que hacer a la seguridad social. Si bien antes también había ayudas, a veces éstas no eran lo suficientemente importantes para servirle de alivio al pequeño trabajador o trabajador autónomo, por este motivo ha mejorado las condiciones. En el año 2018, en lugar de los seis meses en los que debían pagar sólo 50 €, se amplía a el plazo de un año. Una vez pasado este año, podrán pagar un 50% de la cuantía correspondiente durante seis meses, tendrán además otros seis meses con un 30% de descuento, en total son dos años de ayudas.

Antes no se podía volver a disfrutar de la tarifa plana hasta que no pasarán cinco años, ahora el período se reduce a dos años.

Si trabajan desde casa, podrán deducir un 30% de los gastos de suministros, luz agua y demás. Conceden ayudas de hasta 10.000 € bajo una serie de condiciones, deben de estar dos o tres años como autónomos, sino tendrán que devolver el dinero. También hay subvenciones para asistencia técnica, para lo que se subvenciona hasta un 75% del coste de los servicios prestados. Para formación se subvenciona otro 75% de los recursos recibidos. En Cantabria por ejemplo conceden desde 5000 € hasta 10.000 €, a diferencia de otras comunidades autónomas donde se establece un plazo para la concesión, en Cantabria la convocatoria está abierta siempre.

Los préstamos inmediatos con ASNEF, son una solución para aquellos autónomos a los que no se les concede la bonificación de la tarifa plana de la seguridad social por no haber pasado aún el plazo de los cinco años. Hay que recordar que el de dos años será efectivo a partir del 2018. Si están en la lista de ASNEF, podrán solicitar la cuantía extra que necesiten para realizar sus pagos. Las ayudas para autónomos son siempre iniciativas bien recibidas y de las que hay que estar al día.

En concreto hablamos del caso del Santander, que fue criticado hace unos meses cuando adquirió la financiera del Corte Inglés.

Tras obtener un volumen de negocio interesante y seguro, ya hay otras entidades que intentan seguir sus pasos. Pero os lo explico con detalles.


El Santander ha comenzado a recoger los primeros frutos de la alianza estratégica que suscribió el pasado año con El Corte Inglés para desarrollar el negocio de financiación al consumo en España.

Es una actividad en la que el banco se ha reforzado en los últimos meses a través de distintas operaciones, también en sus mercados internacionales. 

El acuerdo suscrito con Peugeot en once países europeos o la reciente compra del negocio de General Electric en los países nórdicos son dos ejemplos. Santander adquirió en octubre al 51% de Financiera El Corte Inglés por 140 millones de euros. El desembolso se produjo formalmente en febrero y, tras recibir las distintas autorizaciones, la transacción ha comenzado a contribuir a los resultados del grupo. 

En el primer semestre del año, el negocio de la financiera de El Corte Inglés aportó al margen bruto (ingresos totales) del negocio de Santander Consumer Finance 70 millones de euros. En términos de beneficios antes de impuestos, la contribución se situó en los 35 millones, y fue de 11 millones el el resultado atribuido. 

La cartera de préstamos aportada por la cadena de grandes almacenes ha adquirido un peso del 2% dentro de la inversión total del banco en Europa Continental. Tras estos primeros resultados, la alianza está llamada a ir a más en la contribución a los resultados, en un entorno de recuperación
de la economía española, en el que debería ir remontando paulatinamente el consumo de familias y empresas.

Como habéis leído, el negocio del pequeño crédito para el consumo, del que tenéis las mejores ofertas en nuestra web online, comienza a ser preponderante entre usuarios e interesante para los ofertantes.

Que la opción de los pequeños créditos al consumo se está mostrando como efectiva y segura es algo indiscutible tanto que los grandes bancos de Europa ya han comenzado a incorporarlo en sus planes de negocio, los mini créditos con ASNEF ya forman parte de nuestra sociedad y hay que aprovecharlos cuando se necesiten.

No dejes de echar un vistazo en nuestra amplia gama de créditos online sin nómina ni aval para comprobar cual es el que se adecúa a tus necesidades.

06 diciembre 2017

Robert de Niro el mejor actor de todos los tiempos

Oscurecido injustamente hasta ahora por el brillo de la estrella de Robert de Niro y relegado al eterno puesto de segundón, Harvey Keitel emerge a los 54 años con luz propia como el primero entre sus pares en la segunda y fecundísima etapa de su carrera, de la que ahora se estrena la película El piano. En el filme que le valió a la australiana Jane Campion la Palma de Oro en el último Festival de Cannes, este actor apasionado y apasionante expresa en la piel del salvaje romántico George Baines el dolor físico de la pasión carnal y la lacerante desesperación del amor, en un rotundo trabajo sin fisuras por el que ha sido definido como actor magistral y decididamente genial. Adjetivos que, aplicados a Harvey Keitel, no son otra cosa que pleonasmos.

Jane Campion ha dicho: «Elegí a Harvey Keitel por su animalidad extraordinaria, por su corporeidad y masculinidad, pero también por su gentileza, registros que creo que nadie ha explotado hasta ahora en toda su dimensión. Además, por el elevadísimo nivel de compromiso y concentración que alcanza en cada una de las películas en las que ha trabajado».

El compromiso es algo más que una palabra de diez letras para este actor libre, rebelde y marginal, que no negocia, siempre ha trabajado con quien ha querido, hace las cosas sólo si le sirven para adquirir conocimiento y experiencia y muestra en cada interpretación sus portentosas cualidades físicas, ausencia de barreras y maestría verbal, todo ello concentrado en una pirueta mortal efectuada sin red.

Pero la genialidad y maestría que ahora se le reconocen no son dones naturales, sino el resultado de la experiencia de una vida atormentada, planteada y vivida como un continuo y frenético descenso a los infiernos para, a través del sufrimiento, lograr la redención.

Harvey Keitel, el hombre y el actor, ha estado en ruta desde la adolescencia en el itinerario dostoievskiano por excelencia, un viaje hacia el abismo al que acompaña una gran violencia. Sin embargo, esta vida concebida como un largo camino de sufrimiento y dolor no surge hasta la primera adolescencia.

Keitel recuerda su infancia como un tiempo feliz, pese a haber nacido con los primeros redobles de la guerra, el 13 de mayo de 1939, en la agitada zona de Brighton Beach del barrio de Brooklyn, plagada de bandas callejeras e inmersa en la pobreza, la violencia, la droga y el alcohol.

El pequeño Keitel, hijo de un sombrerero polaco judío y una emigrante rumana, recuerda especialmente las noches de verano en que, pertrechado de comida fría y mantas, acudía a la cercana playa en el extremo de Coney Island para pasar allí la sofocante noche en familia.

El joven Keitel creció en las calles, bares y billares de Brooklyn, comportándose como un mediocre estudiante en la Abraham Lincoln High School, ayudando a sus padres en el pequeño antro de desayunos y comidas que poseían en la avenida X del barrio, engominando su exagerado tupé y ensayando posturitas a lo Marlon Brando dentro de su chupa de cuero. Golfillo apandador, nervioso e inquieto, no era mal chico.

De pelo negro, ojos pequeños pero de mirada intensa, cuerpo atlético y rasgos eslavos, el joven Keitel sufría de tartamudez, lo que le suponía enormes dificultades para expresarse. Este defecto del habla le sumió permanentemente en un estado de constante ansiedad y le convirtió en un joven introvertido, inseguro, atormentado y padecedor de diversos temores y fobias, que, según él, le han acompañado y torturado a lo largo de toda su vida.
Cuando cumplió dieciséis años, decidió hallar una salida a su futuro marginal en Brighton Beach y ver mundo. Se alistó en el cuerpo de marines, con el que, dos años más tarde, cuando el presidente Eisenhower envió tropas al Líbano, aterrizó en Beirut. Del año vivido en la capital libanesa, sólo recuerda una experiencia significativa: la de una noche en que tuvo que salir a luchar en una peligrosa zona denominada Camp Lejeune, en la que su instructor le enseñó como combatir el miedo a la oscuridad total de la noche. Aquélla fue su introducción a la filosofía.
Pero, durante el viaje de regreso a Estados Unidos a bordo de un barco se produjo la segunda experiencia, que provocó un cambio definitivo en su vida. Aburrido por la larga travesía, tomó al azar un libro de la biblioteca. Versaba sobre mitología griega y su lectura le permitió ver, por primera vez, qué sería de su vida si ésta tuviera lugar fuera de Brooklyn e iniciarse en la que es hoy la gran pasión de la vida de un actor escrupuloso y culto.

Una vez en tierra, Keitel dejó los marines y se empleó como vendedor de zapatos en Manhattan. Mientras, acudía a clases de preparación para taquígrafo de juzgado, logrando colocarse en la Corte Criminal de Manhattan. Un compañero de trabajo le sugirió que tomaran clases de interpretación y así fue como Harvey Keitel descubrió las claves para entender su propio y torturante caos y el arte con que dar salida a sus más íntimos demonios.

1965 fue un año clave en su vida. Se mudó a la calle Bedford del bohemio Greenwich Village, trabajando en la Corte de día y desbrozando los secretos del arte dramático de noche. Estudió con Frank Corsaro, que es ahora el director artístico del Actor s Studio. A través de él, conoció a Lee Strasberg y Stella Adler, posteriores maestros, que le ayudaron a romper su incapacidad para expresarse en público.

Tras varias experiencias con Café La Mama, un grupo de vanguardia, Keitel debutó en febrero de 1965 en el teatro con la obra Up to Thursday, de Sam Shepard en el Cherry Lane Theatre, donde le vio un joven asmático de 22 años que estudiaba dirección en la Escuela de Cine de la Universidad de Nueva York, Martin Scorsese.

Fue el desconocido aspirante a realizador quien le animó a presentarse a una prueba de «casting» convocada por él para la que sería su primera película, Who s that knocking at my door?, una «opera prima» semiautobiográfica rodada en 1968 en blanco y negro, en la que Keitel fue el ítalo-americano J.R., personaje con el que electrizó a una crítica maravillada por aquel actor salvaje que durante nueve minutos mantenía frente a la cámara un monólogo furioso sobre Centauros del desierto.
La comunión de almas e intereses entre ambos fue inmediata, se hicieron grandes amigos y compartieron un estilo de vida similar. En veinticinco años han trabajado juntos en seis películas, manteniendo relaciones muy intensas aunque no carentes de conflictos. Recordando aquellos días, Scorsese ha dicho que él y Keitel tenían los mismos miedos ante la vida, similares dudas religiosas e idénticos sentimientos de vulnerabilidad.

Tras aquella experiencia, Keitel volvió a los escenarios y Scorsese marchó a Hollywood, de donde regresaría con el guión que había escrito para su amigo, Malas Calles, que consagraría al director y a Robert de Niro, un actor de películas de serie B a quien Keitel cedió el papel protagonista de Johnny Boy para intentar su lanzamiento. La crítica aplaudió a Keitel en el papel de Charlie, pero aclamó a De Niro.

Después de rodar sendos capítulos de Kojak y FBI para televisión y a punto de regresar al rutinario trabajo del juzgado, fue llamado en 1973 por Scorsese para Alicia ya no vive aquí, pero la película quedó ensombrecida por el estreno de El Padrino 2, protagonizada por De Niro. El realizador les emparejó de nuevo en Taxi Driver en 1975, en la que estuvo portentoso como el musculoso chulo de la pequeña prostituta que encarnaba Jodie Foster, pero la fama se la volvió a llevar el ítalo-americano.
La hora de la revancha.- Pese a todo, Harvey Keitel estrenó cuatro películas en 1976 y parecía que el momento de su revancha había llegado cuando Francis Ford Coppola le eligió para ser el protagonista de Apocalypse Now, el papel más codiciado. A punto de empezar el rodaje en la selva filipina, un duro encontronazo entre actor y director provocó su despido.

Pese a verse eclipsado en los años setenta, tuvo el olfato de protagonizar otra película basada también en un texto de Joseph Conrad, a dirigir por un novato, Los duelistas de Ridley Scott (1977), primera de una serie de «operas primas», de las que ha sido pieza clave: Melodía para un asesinato, de James Toback; Bienvenido a Los Angeles, de Alan Rudolph; Blue Collar, de Paul Schrader, Reservoir Dogs, de Quentin Tarantino (1992) y Young Americans, (1993), de Danny Cannon.

Pese a todo, la década de los ochenta fue una especie de «purgatorio», una auténtica travesía del desierto. Mientras Scorsese y De Niro se consagraban en Toro Salvaje y se afianzaban actores como Al Pacino y Dustin Hoffman, Keitel comenzó a vagabundear y realizó apariciones en veinte películas y tres piezas teatrales. Se fue a Europa mientras en Hollywood se daban a otros los papeles que él habría bordado. Estaba orgulloso de su duro trabajo, pero en su prolificidad no pudo obtener todos aquellos papeles para los que estaba extraordinariamente dotado y acabó siendo lo mejor de varias películas pequeñas, malas o muy poco conocidas.

Entre la veintena de filmes en los que participó en esta época destacan Buffalo Bill, de Robert Altman; Contratiempo, de Nicholas Roeg, Enamorarse, de Ulu Grosbard; las que rodó en Italia: La noche de Varennes (1982), de Ettore Scola, Camorra (1983), de Lina Wertmuller y Caro Gorbachov (1988), de Franco Lizani; Francia: La muerte en directo (1979), de Bertrand Tavernier) o España: El caballero del Dragón (1986), de Fernando Colomo; y películas de serie B como Cop Killer (1983).
Sin embargo, cuando comenzó su particular infierno, vivió el mejor momento de su vida privada: su matrimonio de siete años con la actriz Lorraine Bracco (la temperamental mujer del protagonista de Uno de los nuestros), que le dió una hija, Stella, que ahora tiene siete años. Y cuando creyó que su carrera había llegado a su fin, fue requerido de nuevo por Martin Scorsese, quien marcó el inicio de su nueva etapa con La última tentación de Cristo, en la que fue un Judas con acento de Brooklyn en plena Antigüedad.

Después fue Hal Slocumbe, el cálido y comprensivo policía de Thelma y Louise, papel que repitió en Pensamientos mortales; el amigo de Jack Nicholson en The Two Jakes; el mafioso Mickey Cohen de Bugsy, que le valió una nominación al Oscar; el novio gángster de Whoopie Goldberg en Una monja de cuidado; el recogecadáveres de La asesina y el policía fascista de Sol Naciente. Pero, sobre todo, fue Mister White, mezcla de ultraviolencia y nobleza en Reservoir Dogs, de la que también fue productor, el policía perverso y enfermo de Bad Lieutenant y el director de cine de Snake Eyes, ambas de Abel Ferrara e inéditas en nuestro país.

Ahora, divorciado, residente en Malibú, vestido siempre de negro, con el pelo largo sempiternamente enmarañado, este actor que interpreta en sus películas personajes inverosímiles, que posee una filmografía impresionante, un físico atlético y rotundo y una nariz de dimensiones respetables, al estilo de la de Gene Hackman; es un hombre en camino hacia el paraíso. A punto de protagonizar la segunda película de Quentin Tarantino, Pulp Fiction, junto a John Travolta y Bruce Willis, Harvey Keitel sabe que la hora de superar el dolor ha llegado.

Este hombre, para el que la vida es un viaje sobre una cuchilla de afeitar, describe el momento que vive como «la llegada al infierno, un sitio en el que aprenderé a dominar el sufrimiento para salir de nuevo de viaje a aprender a dominar el dolor».

02 diciembre 2017

Nacho Duato está liado con Miguel Bosé

A tres años de la llegada del valenciano Nacho Duato a la dirección de la Compañía Nacional de Danza (antes Ballet Lírico Nacional), el conjunto pide a gritos una mayor amplitud de miras al director artístico para variar la oferta, ya que los programas se hunden en una igualdad fatigante ya casi insoportable. Las coreografías están instaladas cómodamente en lo gratuito, presentadas impecablemente con diseño estético de «alta publicidad», pero aburren soberanamente, desperdician las enormes posibilidades artísticas del pequeño grupo elegido por Duato (la otra mitad sigue en el banquillo) y desmerecen el probado interés que el coreógrafo despierta en sus obras primeras.


Esto se desprende nuevamente del programa presentado en la Zarzuela, con dos obras de Duato ya estrenadas y una de Kylián de última factura, que se aleja del movimiento intencionado y dotado de sentido humano que le dio el reconocimiento de máximo renovador del ballet en los años setenta. Curiosamente parece que el cordón umbilical de Duato con Kylián se ha invertido y este Kylián parece un Duato. Lo cierto es que las dos primeras obras tienen el influjo que Forsythe ha impuesto en el ballet de los ochenta: coreografía violenta, de estructuras rítmicas rápidas y en dinámica continua (pero sin la capacidad de descomposición y fijación visual que tiene el norteamericano director del Ballet de Frankfurt).

Las músicas repetitiva de Rzewski y aleatoria de Cage no ayudan a un posible desarrollo y las coreografías «al peso» tampoco aprovechan los ambientes sonoros para variar su pulso. Así Coming queda en nada sin apoyos externos que la expliquen. Al contrario, en Stepping surge la idea pretendida (el hombre transmisor de cultura) con las simbologías y el planear de un gran triángulo con círculo sobre las cabezas de los bailarines. 

La luz como contraste continuo ofrece la alteración visual del movimiento que la coreografía no tiene, y proporciona, unida a la ruptura de planos de la escenografía cambiante un atractivo formato de suprarrealidad de tiempo fuera del tiempo. Cautiva son treinta minutos más de lo mismo, pero con aspiraciones trágicas. Aun contando con más elementos que la primera, (emocionales, descriptivos, incluso coreográficos), Duato no aprovecha la amplitud melódica de la estupenda partitura de Alberto Iglesias (justo el fuerte de Duato), aumentando la niebla de una noche interminable bailada devota y espléndidamente por toda la compañía.

28 noviembre 2017

A Picasso no le gustaban las mujeres

Cuando el espectador se pregunta por los motivos que inducen a los genios de las artes a fijar su producción con ese grado de originalidad y maestría, a menudo olvida que aquéllos fueron tan seres humanos como él. La diferencia estriba en que supieron interpretar el mundo en derredor de manera distinta y, en ocasiones, en un motivo cualquiera consiguieron encontrar ideas y extraer principios que, convenientemente sublimados, dieron lugar a obras maestras. 

En lo concerniente a Picasso, el artista inclasificable por excelencia, que ha figurado a la vez o sucesivamente dentro de diversos grupos y variadas tendencias, la mujer ha supuesto uno de sus más poderosos acicates a la hora de formular sus creaciones. Todas las individualidades femeninas que formaron parte de su vida contribuyeron, de un modo u otro, a fundamentar su multiforme ejecutoria que le ha situado entre los primeros autores del mundo contemporáneo.


Sin la pasión que demostró hacia ellas, sin la vorágine de sentimientos que en él provocaron, sin el amor o la sensualidad a las que le arrastraron, la historia del arte del siglo XX hubiese sido muy distinta. 

Como una catarata sin fin de torrencial y desmedida potencia, Picasso produjo infinidad de piezas que tenían por tema a la mujer o se encontraban condicionadas por todos los aspectos de su papel en la vida, como madre o amante, como hija o desconocida, como fuerza de la naturaleza o forma espiritual, como realidad o mito, pero perpetuamente en primer plano, mediatizando con su presencia su inagotable actividad. Tales consideraciones se advierten y admiran a la perfección en el compendio de obras que constituyen esta exposición formada por pinturas, dibujos y grabados. 

Una parte de ellas son propiedad de Catherine Hutin, la hija de Jacqueline, que vivió con su madre junto a Picasso la última etapa de la existencia del célebre malagueño. El resto lo compone el legado de la propia Jacqueline al Estado francés, depositado en el Museo de Arte Moderno de Saint Etienne. A través del centenar de obras reunido se tiene clara constancia de que «detrás de cualquier gran hombre hay siempre una gran mujer», aunque en el caso del genial creador, no fuese una sino varias.

24 noviembre 2017

Los vídeojuegos son peores que el crack

Después del «crack», el videojuego es probablemente el producto más adictivo jamás inventado. Un ejército de jóvenes fanáticos responde directamente a los diseños de los creadores de programas y responsables de márketing de Sega o Nintendo, y los padres, desconcertados, se quedan en tierra de nadie: no comprenden nada. Entre Navidad y Reyes, una nueva generación emprenderá el camino de la adicción a este componente, el más rentable ahora mismo, de la autopista informática que viene. Pero, ¿qué efectos ejercen, de verdad, sobre los jóvenes jugadores el aislamiento que promueven los videojuegos y su violencia ciega? ¿Lo sabe alguien? 

Hace pocos días, en Washington, una comisión parlamentaria contemplaba, horrorizada, proyecciones de nuevos juegos con imágenes de calidad cuasicinematográfica en las que mujeres son torturadas o «enemigos» decapitados en medio de charcos de sangre.


Los congresistas, airados, siguen estudiando medidas de control gubernamental sobre estos productos, mientras los dirigentes de las empresas fabricantes aseguran que con una advertencia en el envoltorio, advertencia colocada por la propia industria, es más que suficiente. Aunque, luego, niños de diez años puedan jugar en cualquier salón de juegos con los programas más violentos, «solamente para adultos» según la advertencia proporcionada por el «autocontrol» de la industria. Catherine Bennett ha examinado para The Guardian este mundo, que encubre un mercado millonario, acercándose a sus usuarios... ¿o víctimas? Un caso clásico. es el de Tiffani Bird, 23 años y adicta desde hace un decenio, desde los primeros y primarios «comecocos». Tensa, Tiffani se seca las palmas de las manos en sus muslos. 

Un bicho -un murciélago digital- le está dando problemas. Maneja los controles, intentando que Aladino (o «Aladdin», en este caso) salte sobre una serie de troncos flotantes en una cueva, pero los murciélagos no hacen más que atacarle. Aladino se cae al agua, y cada vez se le devuelve al inicio de esta fase del juego. «Aladdin» es un juego nuevo, puesto a la venta simulando secuencias reales.

20 noviembre 2017

Victoria Vera la primera en desnudarse

 Tiene una especial preferencia por interpretar a mujeres que intentaron cambiar el tiempo que les tocó vivir. Desde que protagonizó el desnudo teatral más sonado de la democracia española en ¿ Por qué corres Ulises?, de Antonio Gala, el nombre de Victoria Vera ha ido asociado siempre a la rebeldía, a la búsqueda de nuevos caminos. Más guerrera y controvertida que nunca, la inolvidable Neleta de Cañas y Barro, está actualmente en los escenarios con Tristana, el personaje de Benito Pérez Galdós que encarnó, entre otras, Catherine Deneuve a las órdenes de Luis Buñuel, y acusa a los poderes públicos de la grave crisis del teatro en España.

Pregunta. Tras su regreso de Italia, parece haberse especializado en papeles de heroínas. Primero, Antígona, después Lulú, y ahora Tristana. Tres mujeres de armas tomar...
Respuesta. Efectivamente, lo considero una especie de trilogía porque se trata de tres arquetipos femeninos muy fuertes, con mucha personalidad.


P. ¿Le va bien el personaje de Tristana?
R. No tengo nada que ver con ella, pero sí creo que Tristana tiene mucho que ver con España. La idea de Galdós es la imagen de esa España que quiere soñar, que quiere volar, que quiere salir, el retrato de la dureza española que tan bien reflejó Unamuno.
P. Se ha inspirado en la interpretación de Catherine Deneuve en la película de Buñuel...
R. En absoluto. Lo que hizo Buñuel en Tristana fue un gran homenaje al hombre en la figura de Don Lope, pero se olvidó del carácter progresista, libertario y renovador de la protagonista, que es insólito para el siglo XIX.
P. ¿Sigue vigente Galdós en el 150 aniversario de su nacimiento?
R. Totalmente y cuando me llamaron para hacerla, me volví loca porque, además de la espléndida versión de Enrique Llovet, es una obra que me produce una gran satisfacción, como cuándo interpreté La Tumba de Antígona, la única pieza teatral de María Zambrano y que no había sido estrenada en España.

P. A usted parece gustarle el riesgo.
R. Si, pero a veces llegas con un proyecto que ha sido un éxito en provincias y que al final no cuaja porque tropiezas con gente que no tiene ni idea, pero que manejan una serie de coordenadas... No se descubren nuevos actores ni directores, todo está estancado, como si no valiera la pena asumir nuevos retos ni hacer locuras.
P. Usted que también ha sido productora, ¿ cree que es posible hacer teatro fuera de los circuitos estatales?
R. El panorama teatral en nuestro país es un escándalo. Corramos un tupido velo y dejémoslo así. Cuando estás mucho tiempo sin subirte a un escenario y vuelves te das cuenta que trabajar fuera de Madrid es una maravilla. En provincias entienden mucho de teatro, van a ver la obra como si fueran a una fiesta social y las críticas son buenísimas. Pero hay gente que desprecia lo que viene de provincias y si allí has tenido una buena crítica y una mala en Madrid, se quedan siempre con lo negativo.

P. ¿El problema está entonces en Madrid?
R. Lo que ocurre en Madrid es que ha fallado la Comunidad Autonóma. Se trata de un grave problema de responsabilidad política en el terreno cultural y también tienen su parte de culpa los monopolios de los teatros nacionales, que impiden una auténtica renovación generacional. Es una especie de «ghetto» en el que sólo tienen cabida cuatro, y lo que debería hacerse es entrar cortando cabezas como en la Revolución Francesa.
P. Parece empeñada en demostrar que además de guapa, es inteligente.
R. No estoy en esa lucha. De entrada, no estoy empeñada en demostrar nada. Lo que sí me apetece es hacer cosas en las que creo, estoy empeñada en hacer el tipo de teatro que a mí me gusta y lo que yo hago me cuesta mucho, siempre me resulta muy difícil porque tengo muy poco arropamiento...

P. Quizá no ha conseguido librarse de aquella imagen frívola de los primeros tiempos del destape. ¿Se desnudaría ahora?
R. No me planteo siquiera hacerlo. Si de repente, hubiera un guión, una historia... Creo que hay gente que se desnuda por el solo hecho de hacerlo. Hubo una época del cine español en la que todo el mundo se desnudaba: era como una especie de fiebre. Depende de cómo se trate, de qué valor tenga, de que papel juegue la mujer.
P. Y si a pesar de Alberti o de Zambrano el público sigue acordándose de Cañas y barro o del anuncio de los puros...
R. Claro que la gente se acuerda de todo eso y de Ninette y un señor de Murcia. Pero es que yo tengo dos historias. Una, con el teatro, en el que sigo una dirección muy clara y otra paralela, que es el cine y la televisión, que es distinta porque no he tenido las mismas oportunidades en cine que en teatro.
P. Vamos, que lo que le gusta realmente son las candilejas...
R. Tengo más rigor y soy más puntillosa con el teatro porque me he educado en él, podría haber hecho un teatro más ligero, pero prefiero los personajes que interpreto ahora, aunque me apetecería hacer una comedia porque llego a casa agotada todos los días.

P. ¿Tiene algún proyecto?
R. En principio, una serie para TVE, basada en Entre naranjos, de Blasco Ibáñez, que seguramente se hará este año. Luego, compromisos en Italia y posteriormente, una película en España.

16 noviembre 2017

Es tiempo de milagros

La XXXVIII edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián abre hoy sus puertas para exhibir, durante diez días, más de doscientas películas y acoger a numerosos actores y productores del mundo del celuloide. Diecisiete cintas, en representación de quince países, lucharán por la Concha de Oro y demás premios del palmarés. Estados Unidos, Francia, Italia, Holanda, Polonia, Austria, Unión Soviética, Finlandia, Yugoslavia, Curasao, Turquía, Venezuela, México, Rempública Democrática Alemana y España forman la amplia selección de países representados en la muestra donostiarra. En la sección oficial, muy esperado el filme norteamericano Muerte entre las flores, de los hermanos Joel y Ethan Coen, conocidos suficientemente por el público por películos como Sangre fácil y Arizona baby. También hay expectación con el filme francés La aventura de Catherine C, de Pierre Benchot, y con el italiano La semana de la esfinge, de Danielle Luchetti. Como dato anecdótico, reseñar la participación de la República Democrática Alemana, con una cinta que será la última que representa a este país, en puertas ya de consumar su reunificación. La cinta en cuestión es Búsqueda de motivo, de Dietmar Hochmuth, con Peter Zimmermann encabezando el reparto.


Siguiendo la costumbre de acercar la cinematografía latinoamericana, esta sección acoge a países como Venezuela y México, mientras mantiene también su habitual representación de los países del Este como la URSS, Polonia y Yugoslavia. El cine hispano está representado por títulos como Río negro, una producción venezolana, dirigida por Atahulpa Lichy y que cuenta con el aliciente de la interpretación de Angela Molina, y con la mexicana Rojo amanecer, de Jorge Fons. 

Por su parte, los países del Este están representados por tres películas: la soviética Las patillas, de Yuri Mamin; la polaca Una historia amoral, de Bárbara Sass, y la yugoslava Tiempo de milagros, de Goran Paskaljevic. Aunque menos frecuente en la tradición de esta muestra, el cartel oficial incluye este año cinematografías exóticas o poco frecuentes en festivales, con la presencia de Austria, Holanda, Turquía, Curacao o Finlandia. Oh, Boris, de Niki List, y Nunca en la vida, de Helmut Berger, son las dos historias austriacas. Todas las puertas estaban cerradas, de Memduh Um, representa a Turquía y Dolly y su amante, de Matti Ijas acerca al Festival la sensibilidad finlandesa. Holanda también participa con Luba, de Alejandro Agresti, y con Ava y Gabriel, un filme de Félix de Rooy, en coproducción con Curasao. Pero los alicientes de la sección ficial no terminan aquí. Ya fuera de concurso, las sesiones inaugural y de clausura contarán con la proyección de dos atractivas cintas norteamericanas. El novato, de Andrew Bergman, con la última interpretación de Marlon Brando, el día 20, y Presunto inocente, un filme de Alan J. Pakula que aún no ha sido estrenado en Europa y que cuenta con el último papel realizado por Harrison Ford, el próximo día 29. Finalmente, esta sección contará con la participación de otras dos producciones que, igualmente fuera de concurso, se exhibirán como «Especiales Medianoche», al estar dirigidas por dos miembros del jurado. 

Serán la película irlandesa Hidden agenda, de Ken Loach, y la austriaca La puta del rey, de Axel Corti. El jurado, además de los dos realizadores citados anteriormente, estará compuesto por destacados directores de la cinematografía mundial, que tendrán en sus manos decidir qué películas se llevarán los preciados galardones. 

El español José Luis Borau, el norteamericano Charles Burnett, Axel Corti por Austria, el venezolano Román Chalbaud, Ken Loach por Gran Bretaña, Nelson Pereirado Santos por Brasil y el soviético Victor Prokhorov completan el jurado internacional.

La otra sección estrella del certamen donostiarra es la de «Zabaltegi» (Zona Abierta). Este apartado de la programación otorga parte de su espacio a nuevos realizadores que, como en años anteriores, competirán por el premio. En total, incluirá la proyección de medio centenar del filmes, en un repaso a aspectos peculiares de la cinematografía mundial. 

Otra de las curiosidades de esta sección es la exposición de una película sobre la tragedia nuclear de Chernobyl. Se trata de una coproducción rusonorteamericana, rodada en Ucrania y cuyos efectos especiales han sido montados en Los Angeles. También tienen cabida interesantes documentales como el realizado por directores de las dos Alemanias sobre la vida de este país, tras la caída del muro.