27 junio 2016

Suri la hija de Katie Holmes es una cafre

Cuando Bobbi Brown comenzó a pensar en el rostro que representaría por primera vez a su firma de maquillaje, no buscaba precisamente una celebrity. Sin embargo, la elegida resultó ser conocida, y mucho... 

Katie Holmes (1978, Ohio, Estados Unidos) se convirtió el año pasado en embajadora de la marca que, desde su creación en 1991, no había tenido más portavoces que la propia Bobbi. "Es un auténtico honor que me viera como la persona que mejor encajaba en este papel. Ella es una gran profesional y yo compro sus productos prácticamente desde que salieron a la venta", la ciudad a la que se mudó con su hija Suri después de su controvertido divorcio de Tom Cruise. 

La maquilladora no se ha quedado atrás en halagos a la hora de explicar por qué optaron por su rostro: "Su belleza es ante todo sencilla, resulta guapa sin intentar serlo", decía con motivo del anuncio de la colaboración entre la marca y la estrella de Hollywood.

Katie recibe encantada la descripción, porque asegura que disfruta siendo "una persona sencilla". Se refiere varias veces a la naturalidad durante la conversación, como si fuera su mantra. Prefiere el maquillaje práctico, suave –"que no se note que lo llevo", apunta–, se deja ver por las calles de la Gran Manzana con looks informales (pantalones vaqueros, jerseys oversize, botas…) y la cara prácticamente lavada, y cuelga en su cuenta de Twitter selfies sin importarle si está arreglada o no. 

Es más, al hablar de cuál es su concepto de belleza, su respuesta no aborda el aspecto físico: "Me gusta la gente agradable. Creo que la bondad y la experiencia, y no los rasgos de tu cara, te hacen más atractiva". Por esta razón, sus iconos son la ex modelo y actriz Lauren Hutton (una de las primeras en presumir de sonrisa imperfecta con diastema), la modelo Iman y su madre. Precisamente fue ella quien le dio, según afirma, el mejor consejo de su vida, el que intenta aplicarse todos los días: "Puedes ser bonita y tener talento, pero nadie se acordará de ti si no eres amable".

Durante años, quizá por ese interés en ser una persona normal, ha arrastrado la imagen de chica de la puerta de al lado, una expresión que los medios internacionales siguen empleando para referirse a ella. Su personaje de Joey en la serie Dawson Crece, entre 1998 y 2003, responsable de su fama, también marcó la percepción que se tenía de ella. Pero ya no hay rastro de esa adolescente de rasgos redondeados y sonrisa ingenua. Holmes se ha sofisticado a golpe de outfits estudiados y cambios de look. 

Por ejemplo, fue de las primeras vips en atreverse con el pelo corto: "Me sentía fenomenal, aunque ahora que tengo una medida intermedia me encuentro perfecta". Su melena bob, que ella llevó con y sin flequillo, ondulada y en un liso muy pulido, se convirtió después en una de las más imitadas.

El paso por las tijeras sucedió poco después de su boda en Italia con Cruise, que celebraron en el año 2006. 

Y es que fue en esa época cuando empezó, gracias a estelares apariciones en las alfombras rojas y acertados looks de calle, a forjarse como icono de estilo, un rol que llegaría a su máxima expresión en 2011 con su interpretación de Jackie en The Kennedys, la mini serie televisiva dedicada a la saga familiar. Desde entonces no hemos visto a la actriz prodigarse ni en la gran ni en la pequeña pantalla. Hasta el año pasado, en el que participó en el rodaje de las películas Mania days, Miss Meadows y The giver. 

Al concertar la entrevista, dejó claro que prefería no hablar demasiado sobre este aspecto de su carrera. Katie quería centrarse en su papel como embajadora de Bobbi Brown. Sin embargo, justo antes de terminar la conversación, hay tiempo para abordarlo, aunque sea de soslayo: "Tiene pendientes varios estrenos y algún rodaje, ¿será 2014 su año?". 

La intérprete no da muchas pistas, pero no se resiste a mencionar su trabajo en el filme de ciencia ficción The giver (El dador), basado en la novela homónima de Lois Lowry. "Claro que este será un buen año. Acabo de terminar la grabación en Sudáfrica, con Meryl Streep y Jeff Bridges, imagina qué experiencia...".
Por el contrario, no elude las cuestiones que tienen que ver con su faceta de empresaria, que muchos consideran otra muestra más de la reinvención personal y profesional que puso en marcha tras su matrimonio. En los 15 minutos de conversación telefónica que nos concede solo menciona tres marcas. 

Si se le pregunta de belleza, Bobbi Brown se repite en cada frase: sus productos favoritos de maquillaje ("la base Skin Foundation, que uso todos los días"), sus aliados cosméticos (confiesa que siempre lleva en el bolso un par de coloretes de Bobbi para evitar el tono amarillento de su cara) o sus últimos descubrimientos, que pertenecen a esta enseña del grupo Estée Lauder. Cuando habla de moda, solo se refiere a Holmes & Yang, la firma que creó en 2012 junto a su estilista y amiga Jeanne Yang, con la que ha llegado a desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York y cuyos diseños, además de ella misma, lucen Heidi Klum o Jennifer Lawrence, entre otras.

"Nos propusimos divertirnos con este proyecto y crear prendas para la mujer real, y estamos cumpliendo ambas metas", asegura. Por último, cita Alterna. Desde hace un año, trabaja como portavoz de esta firma de cuidado capilar de alta gama que emplea en sus fórmulas ingredientes orgánicos. Y no solo eso: también es copropietaria, lo que se traduce en su implicación en la empresa de una forma activa. Afirma que solo usa sus productos, en especial el champú y, sobre todo, su cc cream para el pelo: "Estoy convencida de que los ingredientes naturales tienen el poder de transformar el cabello".

Lo cierto es que no realiza muchas más confesiones sobre cómo se cuida. "Bebo mucha agua, y ese es el mejor consejo de belleza que puedo dar, intento mantener una buena dieta con alimentos orgánicos y hago ejercicio a diario", afirma, pero insiste en que no presta especial atención a su cuerpo: 

"Somos un todo y hay que cuidar desde la alimentación hasta la cosmética". Sin embargo, es vox populi que se entrena duramente, como también lo hacen Jessica Alba, Jennifer Lopez o Hugh Jackman, en el Barry Bootcamp, un centro que imparte clases de férrea disciplina militar con las que se queman mil calorías en una hora. "Me encanta el yoga, montar en bici y el spinning", dice. También suele salir a correr al aire libre, incluso en 2007 participó en el maratón de Nueva York: "Fue una experiencia increíble", recuerda. "Cuando llegas a la meta sientes que todo merece la pena por haber alcanzado tu objetivo".

El pasado mes de diciembre cumplió 35 años, pero asevera que no le quita el sueño acercarse a los 40: "No me preocupa en absoluto. Solo presto más atención al sol: uso SPF 35 todos los días". Sobre la posibilidad de pasar por el quirófano para una operación estética prefiere dar una opinión genérica. "Es una decisión individual y la encuentro perfecta siempre que sirva para hacerte más feliz", comenta. La actriz y diseñadora pone difícil acercarse a su lado más personal, aunque en ningún momento pierde el tono de voz pausado, incluso dulce. 

Del mismo modo que ha pedido centrar la entrevista en su relación con el mundo de la belleza, ha solicitado expresamente que no se mencione a Suri, su mediática hija, a lo largo de la misma. Aun así, hay una intentona: Dice que su madre le dio el consejo más importante de su vida, ¿se lo transmite a su hija? "Por supuesto, cada día". Siguiente intento: ¿Le aconseja en otros aspectos? "No quiero continuar hablando de ella". Y ahí, por primera vez, sí se muestra como una celebrity.

Bobbi Brown no se ha limitado a maquillar a Katie para sus campañas. La make up artist dirigió personalmente el backstage del desfile de primavera-verano 2016 de Holmes & Yang en Nueva York. "Es increíble cómo transforma un maquillaje de pasarela en una propuesta para todos los días", cuenta la actriz.

Otros secretos...
Una película
‘Annie Hall’
Una canción
Cualquiera del último álbum de Beyoncé

Director con el que le gustaría trabajar
David Fincher
Su ciudad
Nueva York, porque es mi hogar
El último libro que ha leído
‘De noche andamos en círculos’, del peruano Daniel Alarcón
Un día perfecto
Si hago planes con mi familia y mis amigos

Un capricho gastronómico
La clásica tarta de queso neoyorquina
Su descubrimiento cosmético
Las mascarillas de SKII

No hay comentarios:

Publicar un comentario